miércoles, 19 de junio de 2013

La suerte de los oceánicos en la Copa Confederaciones

0:57


Tahití es el representante de Oceanía en la novena edición de la Copa Confederaciones. Los oceánicos cayeron derrotados 6-1 contra Nigeria en su debut pero lograron quizás su mayor objetivo: Anotar un gol. ¿Qué les pasó a los otros representantes de Oceanía en las anteriores ediciones? Lo repasamos a continuación.
Las dos primeras ediciones (1992 y 1995) no se tomó en cuenta a la OFC (Confederación de Fútbol de Oceanía). Recién en 1997 un equipo oceánico se presentaba en el torneo que reúne a los campeones de todas las conferencias.

Australia fue el elegido para representar a Oceanía y en la primera participación del continente lograron su mejor rendimiento. Los socceroos llegaron a la misma final superando a Uruguay en la semifinal y perdiendo por goleada contra Brasil en el último partido.

2 partidos ganados, dos perdidos y un empate fue lo que dejó Australia en Arabia Saudita. Una buena presentación del continente oceánico. En la siguiente edición sería Nueva Zelanda el que trataría de seguir por ese camino, pero todo fue al revés.


0 puntos y con un solo gol a favor. Los All Whites se fueron rápido del torneo. Con el nuevo milenio, llegaba la primera edición en el año 2001. Australia volvería al torneo y su favorable antecedente lo ponía como un equipo peligroso.

Y no desentonó, los canguros del fútbol lograron nuevamente su pase a semifinales, pero esta vez no lograron llegar a la final. Japón, uno de los anfitriones, los eliminaron.

Una vez más, como si se estuvieran turnando, venía el momento de Nueva Zelanda. El nivel oceánico era muy bajo respecto a todos los otros rivales y terminó "armando maletas" rápido. Sin ningún punto, con un solo gol a favor y 11 en contra (en 1999 recibió 6 goles).

En la siguiente edición era el turno de Australia. El máximo representante de Oceanía cayó eliminado con cero puntos. Dos años después Nueva Zelanda cambiaría un poco la historia de los oceánicos en Copa Confederaciones. En el último partido y ya eliminado conseguiría un empate ante Irak, representante asiático.


Sin duda Australia ha logrado las mejores presentaciones de la OFC. Pero en las últimas tres ediciones (después de las semifinales de Australia), Oceanía no ha logrado salir del último lugar de la fase de grupos y solo ha sumado un punto desde 2003 (Nueva Zelanda en 2009).

No se puede esperar que Haití cambié esta historia de malos resultados para el fútbol oceánico. Con un equipo casi amateur, los polinesios saben sus limitaciones y saben que se van a ir goleados en todos sus partidos. Nigeria le metió seis goles y ahora viene España y Uruguay.

Un poco de estadísticas "negras": Haití esta a dos goles en contra de superar la última actuación (Nueva Zelanda en 2009) y a seis de superar a la misma Nueva Zelanda (2003) como la actuación más baja de un equipo oceánico en Copa Confederaciones.

Pero para Haití la tarea está cumplida. Viajaron a Brasil haciendo historia (primera clasificación de Haití) y su objetivo era anotar un gol (el mismo técnico lo dijo). Y lo lograron en el primer partido. Jonatan Tehau se ha convertido el héroe. Hoy en Haití no hay reproches, lamentos o rabia. Tristeza por perder un partido, seguramente, pero más que nada todos están conformes con lo que están haciendo. Dentro de sus limitaciones siguen haciendo historia para su país. Eso es lo que vale.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada