domingo, 16 de septiembre de 2012

Filled Under: ,

¿Preocupación por la salud? - Parte II: Ocopon

2:42

Photo from: pomabamba2010.blogspot.com



Ocopon queda en Ancash, al norte de Lima. Antes de llegar tienes que pasar por Pomabamba, que es un pueblo colonial, con arquitectura colonial y baños termales. Hay luz, hay agua y hasta hay internet. De ahí para Ocopon son dos días de viaje caminando. No hay otra manera de llegar. Dos días caminando.



Si tienes caballo o burro, agarras, te montas y comienzas el largo viaje. Pero tienes que saber montar, porque los caminos son difíciles, hay muchos precipicios y si no sabes manejar al caballo mejor ni atreverse porque puede ser mortal.

Entonces llegas después de dos días caminando, con ampollas. En Ocopon hay un centro de salud y hay peruanos, gente que tiene el mismo derecho que todos los demás habitantes del país y que tiene el mismo protocolo para convulsiones y epilepsia.

Llega un paciente con convulsiones. Necesitas pedirle un perfil hemático, hepático, renal, al paciente, pero hay un problema: En Ocopon no hay laboratorio. Entonces tienes dos opciones:



Puedes decidir llevarte al paciente a la larga caminata que involucra eso y con la probabilidad muy alta de que el paciente muera en el camino. Y la otra opción es usar tus conocimientos aprendidos anteriormente. No se tiene que pensar mucho para saber qué opción tienes que elegir. Esa es la realidad. No hay más



Vas a tener que concentrarte en la historia del paciente y darle alguna solución para poder disminuir las crisis: Bajar las dosis de algún fármaco que el paciente este tomando, de repente la flora de la región puede ser la causa, etc. Debes usar tus conocimientos y ejecutarlos para poder salvar una vida. No tienes más recursos que tu cerebro para ayudar al paciente.



En Lima se pueden hacer todos los exámenes que se requiera, incluso si hay más recursos económicos y se puede ir a una entidad privada, el examen o los exámenes van a ser más específicos, pero en provincias la realidad es otra. Es el mismo país, pero la preocupación por la salud no es la misma. Esa es la realidad

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada